23 de diciembre de 2006

Sean bienvenidos

En el vagón una yonki cantaba una tonadilla sobre una rama de romero que traía aires de muy atrás por lo naïf de la letra. Su voz cansada conseguía darle una alegría inusual que parecía no calar en ninguno de los presentes.
Miré en mi cartera y le di los veinte euros que encontré. Los cogió antes de que me arrepintiese, y sin dejar de mirarlos me dió unas gracias que me sobrecogieron. Mientras se los guardaba le dije que se cuidase a lo que ni siquiera contestó, bajándose en la siguiente parada, y sin llegar a mirarme en ningún momento.
Los ojos de los demás se clavaron sin discreción sobre mi durante dos estaciones más, y rompí a llorar como un imbécil cuando el hombre de megafonía nombraba mi estación, y la mujer advertía sobre el peligro de la estación en curva. Estaba en casa.

5 comentarios:

Daviz dijo...

Blog: Espacio virtual del que hacemos uso los internautas para demostrar lo pronfundos, intensos, sabios, vividos ó divertidos que somos. Como el espacio del mensaje personal del Messenger pero en tamaño Supersize!!!

Enhorabuena por tu blog psiquicofisicoextrametatopicotropicoconquense!!!

Experamos deseosos mas literatura de tamañana embergadura. U_U

Un saludo del presidente de tu club de fans.

Graimito dijo...

demasiado prfundo para mi gusto, Bertito...pero por ser tu, le doy un gran valor atístico-humano al asunto..jajajaja.

En fin, saludetes, abrazos y todo eso que nos damos los de nuestra especie

Emo dijo...

Tercero en tu nuevo tu-virtual.

Por buen camino enderezas todo esto por lo que veo.
Yo solo espero,deseo y rezo por que todo sea ficcion.
Por que si realmente ofreces 20 euros al primer pedigüeño-de-metro la proxima vez me vas a tener que invitar tu al cafe.
Eso tenlo por seguro.
Con todo adorei.
Muy bien si.

Saludos de mi y de mi nuevo amigo Hector.

Alakazam!

alakazaam! dijo...

Asias señores, es un placeraco que le hagan comentarios a uno sin hacer uso de coacción ni nada -sucia mentira#1-.

En fin, a seguir pasando por aquí

Negri-chic dijo...

Cuando pensaba que ya no podrías sorprenderme me encuentro con esto... Bravo!!!!Sólo tú sabes ver arte más allá de lo institucional o lo políticamente correcto. Lo cañí, con tu influencia, adquiere el tinte estético que nunca le fue concedido. No dejes de deleitarnos con tu excéntrica, pero encantadora, forma de ver la vida.
Te agradezco profundamente que nos obsequies con tu amor por el kitsch en este soberbio espacio virtual.
Un abrazo.